Compartir

El cambio climático y una mala gestión agravan sequía en Bolivia